Skip to main content

LO PROMETIDO ES DEUDA

By noviembre 23, 2021noviembre 25th, 2021BLOG

Join the discussion 2 Comments

  • Esther B. Del Brio Gonzalez dice:

    Un tema de actualidad que nos afecta a todos. La subida de los tipos de interés y el tapering incipiente son nuevas sombras en el panorama económico

  • Ignacio Alonso Rodríguez dice:

    Sin lugar a dudas, nos encontramos ante una delicada coyuntura tanto económica como social, sin precedente alguno.

    Centrándonos únicamente en la recuperación económica, dicha situación se ve agravada, dadas las piedras que nos encontramos por el camino.
    Dichas «piedras» podemos entenderlas por, desde casos concretos como la debilidad que ha demostrado nuestro país en cuanto a dependencia en aspectos como la industria, hasta términos más globales como la preocupante pérdida de confianza en el dinero fiduciario (en pos de una alternativa que se encuentra al alza, como lo son las criptomonedas).

    Llegados a este punto y con las respectivas ataduras con que contamos a nivel de actuación, sí que es cierto que sería interesante llevar a cabo un cierto paquete de reformas estructurales en sectores estratégicos, encaminadas a fortalecer (en concreto) a nuestro país.
    Dicha alternativa, ejecutada correctamente, podría paliar otros problemas internos a los que el Gobierno también debería hacer frente como lo es el desempleo, ya que esto generaría numerosos puestos de trabajo, para todo tipo de población (tanto con estudios superiores como sin), consiguiendo además hacer frente a la posible generación de desempleo involuntario que hemos visto se podría podrucir debido al aumento del salario mínimo.

    La reforma comentada, además, ayudaría en un punto muy importante ya comentado en el blog, como lo es de la confianza de la población. Dicha confianza empujaría a su vez, de manera retroactiva, a la puesta en marcha del comentado paquete de reformas, vía expectativas. La confianza de los consumidores es vital para una correcta formación de expectativas y el adecuado control de la inflación.

    En definitiva, una vez más, la solución a un problema que, podríamos perfectamente denominar, estancamiento o incluso el famoso «estado estacionario» en las teorías de crecimiento, vendrá dada nada más y nada menos que por el progreso tecnológico.
    Más en concreto, en nuestro país, nos resultaría urgente ya no sólo dicho progreso innovador, sino uno que nos permitiera al menos ponernos a la par de nuestros competidores y/o socios europeos.
    Momentos duros como los que hemos atravesado con la reciente crisis han puesto de manifiesto la fragilidad de la unión y los comportamientos autárquicos que muchos países pueden llevar a cabo pero nosotros no.

Leave a Reply