BLOG

Comparación de la crisis económica derivada del covid-19 y la crisis del 2008: Aspectos favorables

By agosto 6, 2020 No Comments
crisis económica

Estamos ante una de las mayores crisis económicas de la historia de España, contamos con uno de los gobiernos más sobredimensionados (y creciendo…) de la historia de España e internacional y con todo y con eso el inmovilismo es absoluto.

Los agentes económicos no se sienten suficientemente respaldados porque el gobierno que no genera ni confianza, ni protección en lo económico, al tiempo que tampoco parece controlar la pandemia en términos sanitarios. Somos uno de los países con mayor impacto en el denominado exceso de mortalidad, con la mayor caída de empleo y empeoramiento de la confianza del consumidor y de las expectativas de crecimiento. 

No obstante, la sociedad civil y otros agentes implicados están intentando contribuir para salir de esa situación. Para ello, también nosotros trataremos de aportar nuestro granito de arena, aportando un análisis de la situación y una pequeña comparativa respecto a nuestra última crisis económica, la de 2008.

En esta crisis Covid19, el gobierno ha fallado en primer lugar en la prevención de la crisis: los mercados financieros estaban ya en números intensamente rojos antes de que el propio gobierno aprobara las medidas de aislamiento necesarias para la contención del virus. Y a continuación fallaron en detectar cuál era el problema real (falta de liquidez y futuros problemas de solvencia empresarial) y están fallando en ponerle coto.

¿Les explico cómo ha sido y cómo debió ser? Les ruego me acompañen solo por unos instantes.

Muchas voces señalan que esta crisis se parece a la de 2008, les comentaré también algunas cuestiones. En primer lugar, es relevante que de forma unánime nos refiramos a la crisis de 2008 porque, como recordarán, en 2008 Solbes y Zapatero afirmaron que “no había crisis” y tardaron en adoptar medidas, lo que magnificó la caída de nuestra economía y la recuperación fue más lenta que en el resto de Europa. Sería magnífico que esta vez no ocurriera lo mismo, pero las medidas aún no parece que sean positivas para la economía. Que el ministro Escrivá haya dicho recientemente que la recuperación será en forma de “lámpara de Aladino” ha generado cierto estupor, mientras la amenaza de congelar pensiones y bajar el sueldo a los funcionarios es una posibilidad que se vislumbra en esta crisis.

Pero a pesar de lo que les digan algunos en esta crisis hay algunos factores que la harán (o deberían hacerla si el gobierno es eficiente) menos difícil que la de 2008. En primer lugar, el cierre de empresas ha sido inicialmente de forma temporal, por lo que se han aplicado ERTEs en vez de EREs y eso ha permitido al gobierno pagar (con retraso, pero pagar al fin y al cabo) a los trabajadores. La cosa se pone peor porque se esperaba un cierre por 15-45 días y el gobierno ha optado por alargar el cierre sine die, lo que hará más difícil salir de la crisis.  Pero el gobierno tiene dos ases en la manga: el primero, esta vez vendrá dinero de Europa, será generoso, no demasiado caro y a muy largo plazo. El segundo as viene también de Europa, porque el BCE está comprando deuda de Italia y España de forma masiva. Y eso qué significa: pues que la famosa prima de riesgo que nos desesperó durante años y que puso en jaque nuestra economía entre 2008 y 2013 está contenida. Como no oímos hablar de ella, ni nos acordamos. Pero es una sujeción fundamental.

Todo esto lleva al gobierno a desplegar un escudo social que no lo es tanto (si me dejan otro día les hablo del ingreso mínimo vital) pero que desde luego requiere mayor gasto público, mientras está dejando que las empresas pierdan oxígeno lentamente. La destrucción de empresas será más rápida que en 2008, especialmente las pymes más pequeñas, las microempresas y la actividad de los autónomos con o sin trabajadores dependientes por la falta de apoyo del gobierno. Porque cuando las empresas empiezan a respirar peor, el gobierno manda dos mensajes que han herido la confianza del consumidor y han alejado la inversión nacional y extranjera: derogar la reforma laboral y amenazar con nacionalizaciones. Esto va a dificultar más la salida de la crisis y puede hacer que finalmente sea larga y profunda como la de 2008. Ojalá no sea así.  

Esther del Brío 

Catedrática de Economía Financiera de la Universidad de Salamanca y miembro del IME.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOGSUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG
¡Y EMPIEZA A FORMAR PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD!
comunicacion.ime

Author comunicacion.ime

More posts by comunicacion.ime

Leave a Reply