“Un PDD de calidad, presencial y cercano, para tu desarrollo personal y profesional”

 ¿Es adecuado para mí?

El PDD se encuentra dirigido a directivos, empresarios y profesionales liberales con amplia experiencia en puestos de responsabilidad directiva dentro de todo tipo de empresas, tanto en sectores como en tamaño, ya sea como directores funcionales, de división o generales, que deseen proporcionar un nuevo impulso a su carrera profesional.

No resulta necesario ningún tipo de titulación académica previa, que puede ser de todos los perfiles y niveles. Sólo se necesitan directivos y empresarios que busquen una renovación en sus conocimientos y una mejora en sus habilidades que les permita poder enfrentarse de una manera mucho más eficaz a los problemas directivos más habituales y mejorar su toma de decisiones y su puesta en práctica, siempre dentro de una visión de conjunto de la empresa.

A lo largPDD caracteristicaso del programa se ofrecen soluciones para muy diferentes tipos de problemas, como pueden ser una insuficiente capacidad de liderazgo, un mal desarrollo del trabajo en equipo, una falta de actitud creativa e innovadora en el personal, un insuficiente aprovechamiento de las redes sociales como apoyo al negocio, demasiadas presiones para la internacionalización, problemas diarios de financiación, dificultades para valorar un proyecto o toda la empresa en su conjunto, desmotivación en el personal, constantes desviaciones presupuestarias, desconocimiento de las verdaderas necesidades de los clientes, dificultades para evaluar el rendimiento de los empleados, problemas para atraer y retener al talento, carencia de un plan estratégico (u olvido en un cajón), falta de tiempo para hacer todo lo que hay que hacer… Estos temas, entre muchos otros, serán abordados en las diferentes sesiones del PDD.


¿Qué pretende el PDD?

El PDD tiene como objetivo desarrollar las capacidades de las personas para fortalecer su contribución al desarrollo económico y social de su entorno. Se trata de apoyar el mantenimiento y crecimiento de las empresas ya existentes. Para ello el PDD oferta, de manera integrada, una formación de calidad por parte de profesorado de acreditada experiencia, que ayuda a mejorar la gestión de la empresa gracias al perfeccionamiento de las capacidades directivas de los asistentes y su transformación en planes de acción reales, al mismo tiempo que permite una revisión de las actitudes y valores personales.

PDD caracteristicas 2

El PDD adopta una perspectiva humana en la gestión de la empresa, partiendo de la base de que el principal recurso que tenemos en la empresa son las personas. En realidad, más que empresas innovadoras, rentables o exitosas…, lo que existen son personas innovadoras, rentables y exitosas, que hacen que finalmente la empresa en su conjunto, como lugar en que esas personas deciden libremente trabajar en equipo, pueda llegar a serlo.

 ¿Qué obtengo yo de todo esto?

El PDD es un programa exigente, que supone una cierta inversión en tiempo y en recursos, tanto a nivel personal y empresarial, pero los retornos son importantes. El PDD me permite:

  • Obtener una nueva perspectiva de la empresa, global e integradora, en la que los factores verdaderamente estratégicos alcancen el lugar que se merecen.
  • Mejorar mi aportación a la empresa, gracias al desarrollo de nuevas aptitudes para la gestión, en forma de conocimientos, métodos, técnicas y herramientas en dirección de empresas.
  • Mejorar mi aportación a la empresa, gracias a la mejora de mi actitud personal en el día a día, basada en un mejor conocimiento de mí mismo y en una mayor confianza en mis posibilidades.
  • Mejorar mi aportación a la empresa, gracias a la adopción de una perspectiva global sobre toda ella, que me permita un mejor razonamiento en la resolución de problemas y una mejor toma de decisiones.
  • Mejorar mis habilidades directivas, a través de una mayor capacidad efectiva de liderazgo, una mejora en la gestión de mis equipos y una más eficaz capacidad de comunicación, negociación o gestión del tiempo, entre muchas otras.
  • Mejorar la aportación de mis colaboradores, a través de su comprensión del impacto que su gestión tiene en los resultados empresariales y aumentando su implicación y compromiso con la actividad empresarial en su conjunto.
  • Mejorar los resultados que obtengo en mi trabajo, así como los obtenidos por los que me rodean y con ellos los de toda la empresa.
  • Impulsar mi desarrollo y proyección futura, tanto a nivel profesional como personal.

¿Cómo son las sesiones?

El PDD adopta un enfoque totalmente práctico y orientado a la acción. No se trata de escuchar los problemas de los demás y ver cómo son solucionados. Se trata de sesiones de demostración y entrenamiento, en las que el participante se convierte en el actor principal de la enseñanza, de tal manera que de forma natural es él mismo el que va descubriendo las ideas que para él son claves y aplicables en cada temática, los errores que está cometiendo y cómo puede él mismo solucionarlos. El profesor pasa a ser un facilitador que se encarga de guiar el debate, fomentando una participación activa de todos los asistentes que permita un mayor enriquecimiento sobre cada tema, que asimismo se encuentra garantizado dada la calidad del resto de compañeros del programa. Tres palabras permiten definir el estilo de las sesiones del PDD: aprender, hacer, disfrutar.

Las notas técnicas que se proporcionan, como material de apoyo, para preparar cada sesión, buscan ante todo su utilidad real y aplicación directa a la práctica empresarial, por lo que pretendidamente serán breves y concisas, a modo de ideas clave que puedan ser tenidas en cuenta con posterioridad en el día a día empresarial.

Se busca la continua participación y debate conjunto entre todos los participantes, a través de una serie de técnicas y herramientas activas, que permiten no sólo el desarrollo de competencias técnicas, sino una revisión de sus actitudes y valores profesionales y personales. Entre ellas destaca la resolución de casos de empresa y la realización de prácticas dinámicas.

El método del caso es ampliamente utilizado por las principales escuelas de negocio a nivel mundial. Permite situarnos en una situación empresarial real y compleja en la que se plantean problemas de la vida real. Los participantes deben desarrollar habilidades para la selección de la información más relevante, para su análisis, para identificar posibles soluciones, para desarrollar criterios de evaluación de esas soluciones y para la generación de planes de acción que permitan su implantación efectiva. El caso se analiza tanto de manera individual como colectiva, de tal modo que los participantes también deben desarrollar habilidades interpersonales a lo largo del proceso.

La dinámica de grupo es una herramienta muy útil para activar y dinamizar el aprendizaje. Incluye actividades amenas y atractivas, pero estructuradas, en las que los participantes viven o sienten una determinada situación empresarial real en un ambiente lúdico. Se logra recrear un modelo reducido de la realidad, en el que los participantes comprueban y analizan su propio comportamiento y el de los demás y, tras una puesta en común, pueden extraer sus propias conclusiones de aprendizaje e implicaciones prácticas.