¿Te has visto alguna vez metido en una discusión sin quererlo ni saberlo?

¿Crees qué fueron ellos los que “te hicieron” discutir”?

¿Qué fue, de verdad, lo que te hizo discutir?

¿Eres de “genio vivo”?

 

La primera de la claves: Ellos no son la causa de tus reacciones.

¿De veras crees que alguien o algo tiene el poder de hacer que tus emociones se disparen?

Puede que te pase cualquier cosa o que alguien te haga o diga algo. Y que eso “te llegue” en alguna forma.

Sin embargo, ante eso mismo, hay gente que reacciona de una forma y otros de otra. ¿Por qué?

Entre lo que pueda pasar y el cómo reaccionas está lo que tu piensas y el cómo te lo tomas.

Tus emociones no están enlazadas directamente con lo que sucede a tu alrededor. Siempre me ha hecho gracia el oir como se le dice a un niño pequeño el “estás haciendo que me enfade contigo“.  Esas expresiones solo valen para justificar lo que uno no ve bien y culpabilizar al otro de tus reacciones.

Además, como no puedes controlar lo que ellos hacen, más te vale centrarte en lo que sí puedes controlar: lo que piensas, lo que sientes y lo que haces.

Asumirlo y aprenderlo te dará más control sobre ti y tus reacciones.

Aprender a contártelo de otra manera; identificar lo que, sin darte cuenta, te lleva a reaccionar así y cuestionartelo ó tener habilidades para tratar críticas, rebatir objeciones, decir lo que quieres decir y no entrar al trapo de ataques te dará un plus para salir bien de discusiones y conflictos. Algo que es necesario con tu jefe, tu equipo, clientes o compañeros de trabajo

Recuerda: tu controlas cómo te afecta lo que otros hacen o te dicen.

Segunda clave: La U invertida

El enfado de los otros, lo que les lleva a querer cantarte las cuarenta, es como una curva en forma de U invertida. Primero la adrenalina les hace subir a toda pastilla por la pendiente ascendente para después llegar a la meseta de arriba y, por fin, bajar por la otra pendiente.

Ni se te ocurra parar un tren cuando está cogiendo velocidad. Tampoco cuando esté en plena marcha.

Pues esto es lo mismo.

Cualquier intento de calmar a alguien que está empezando a alterarse (“no te pongas nervioso”), será visto, desde ese mismo momento, como una crítica o un comentario hiriente que solo provocará que se altere aún más deprisa. Puede que ni siquiera te escuche.

Si quieres hacerlo cuando esté a tope, con los “ojos inyectados en sangre”, aún harás que se mire peor.

Es cuestión de esperar a que empiece a bajar y cuanto más baje su nivel de adrenalina, mejor tratarás  la situación.

Cuestión de tiempo y de estar atento a cómo sigue la U invertida.

Es la explicación de porque nos dicen lo de contar hasta 10.

Tu enfado también tiene ese dibujo de la U invertida:

  • Si te disparas, subes para arriba.
  • Si te disparas harás que la otra persona también se dispare.

Dos trenes a la vez en sentido contrario por la misma vía.

Aprende a relajarte. Saber hacerlo te ayudará para montones de situaciones de tu vida en las que necesitas gestionar tu nivel de activación sin que se convierta en estrés.

Es probable que no te veas en estas situaciones pero sabemos de su utilidad quienes hemos entrenado a desactivadores de explosivos y deportistas paralímpicos.

Mantén tu nivel de activación mientras observas y esperas a que el otro recorra su U invertida.

La tercera de las claves de hoy: Céntrate en el problema y no en la persona

Algo que te será muy útil para desactivar situaciones de conflictos.

Cada vez que sientas que alguien te lanza sus dardos, haz el favor de ser más inteligente que ellos y céntrate en solucionar lo que te dicen y no en quien ó cómo te lo dicen.

Ver el problema que hay, lo que está pasando y les lleva a manifestarse así  en vez de  quedarte con la persona que te lo dice, hace que quites el tinte emocional que todas las relaciones interpersonales tienen.

Así harás que su ataque, lo que dicen para molestarte o te hacen quede descafeinado y… controlas la situación, controlas tu enfado … y el suyo.

Una buena parte de las discusiones se acaban desviando al “tu me dijiste esto“, “haz el favor de no interrumpirme” o “no me hables así“.

Se acaba discutiendo por eso antes que por el meollo de la cuestión.

Si por ejemplo, alguien te recrimina y te grita un:

¡Pero qué haces!, ¿Es qué no ves cómo lo estás haciendo ?.

  • ( Ya tienes claro que no tienen poder sobre tus emociones)
  • ( Te das cuenta cómo empieza a subir por su U invertida)
  • ( Has hecho que tu relajación mantenga tu adrenalina a un nivel adecuado para esa situación)

En vez de decirle: ¡y tu quien eres para gritarme ó decirme nada ! con la emoción controlada por tus anteriores pensamientos y tu relajación, le dices

  • Pues lo estoy haciendo de esta manera por esto y por esto otro. ¿Cómo crees que es mejor? (tratas el problema sin entrar en quién, ni en qué o cómo te lo dice). Es una manera de decir: dame información útil para que resolvamos este tema y no me toques… “las emociones”.

Trata de darte cuenta cuando discutas con alguien por el momento en que se discute  por el “alrededor” del tema en vez de por el asunto que es objeto del debate

Si, ya sé que me dirás que es necesario entrenar. ¡Pues claro!.

¿Crees que se llega a tener una habilidad sin entrenarla?. En cambio, te aseguro que te sentirás bien haciéndote dueño de la situación y ganarás posicionamiento personal y profesional ante los tuyos.

Entrena tu pensamientos, entrena el manejo de la U invertida y entrena el no desviarte del problema.

Una última cosa: el conflicto y la discusión te permite aprovecharte de las diferencias que tienes con otros. ¿Te imaginas que todo el mundo pensara como tu? No verías nada distinto a lo que ya piensas: un rollo.

PiérolaFernando Piérola: Director de RRHH Asociado en el IME. Profesor y experto en las asignaturas de Habilidades Directivas y Recursos Humanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s